SANOHRA fly - Happy Landing

- también para sus oídos


OLos dolores de oídos que aparecen de repente tras el aterrizaje del avión, y que aún siguen durando después, le pueden arruinar el baño de sol en la playa de palmeras, molestarle durante la visita turística a una metrópolis animada o perjudicarle la importante cita de negocios. Algunos pasajeros sufren estas molestias en cada vuelo, mientras que otros sólo de vez en cuando.

¿Cómo se origina el dolor de oídos al volar?


El oído es un órgano sensorial muy sensible. Detrás del tímpano, que cierra herméticamente el conducto auditivo, está situado el oído interno. La aireación del oído interno se realiza a través de la trompa de Eustaquio.

En la fase de despegue


la presión interior
de la cabina desciende rápidamente. Este descenso de presión normalmente no presenta problemas para el oído, ya que la trompa de Eustaquio sólo debe dejar escapar una sobrepresión relativa en el oído medio de forma pasiva.

Durante el vuelo se ajusta en la cabina una presión de aire que equivale a la de unos 2.000 a 2.500 metros sobre el nivel del mar.

Durante el aterrizaje


la presión de aire aumenta
en el intervalo de pocos minutos hasta el nivel del suelo. Si la trompa de Eustaquio no es capaz de generar ahora la abertura activa necesaria lo sufi cientemente deprisa, se
crea una depresión relativa elevada en el oído medio. A consecuencia de ello, el tímpano es presionado en dirección al oído medio. Esto provoca los dolores en el oído y, en caso extremo, hemorragias.

Los otorrinolaringólogos lo describen como barotraumatismo.

Druckausgleich beim Fliegen